Aerotrastorno

Algunos aviones de Airbus y Boeing están volando con piezas de titanio de dudosa procedencia

Vista elevada de la planta de ensamblado de Airbus A220 en Maribel
Planta de ensamblado de Airbus A220 en Maribel – Airbus

Según se puede leer en F.A.A. Investigating How Questionable Titanium Got Into Boeing and Airbus Jets la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos está investigando cómo algunos aviones de Airbus y Boeing están volando con piezas de titanio de dudosa procedencia. La Agencia Europea de Seguridad Aérea también lo está investigando.

Esto afecta a Airbus A220 y Boeing 737 MAX y 787 construidos entre 2019 y 2023. En los A220 y 737 MAX las piezas en cuestión, suministradas por Spirit AeroSystems, son unos escudos térmicos que protegen una pieza que une los motores a las alas. En los 787 son piezas presentes en las puertas de pasaje y de carga y una pieza que une el motor al ala.

Todo esto viene de que en diciembre de 2023 la empresa italiana Titanium International Group (TIG) vio que titanio que había comprado de Turkish Aerospace Industries (TAI) tenía una apariencia distinta de otros lotes. Y una inspección más detallada reveló que mostraba algo de corrosión superficial.

Tirando del hilo resultó que la empresa turca había comprado a su vez el titanio a una empresa china que decía haberlo comprado a Baoji Titanium Industry (BTI), otra empresa china que es proveedora habitual de titanio para la industria aeronáutica. Pero resultó que BTI no sabía nada de esas piezas y que la otra empresa china simplemente había falsificado el papeleo. TIG informó luego a Spirit, que a su vez levantó la liebre con Airbus y Boeing, quienes avisaron a las autoridades correspondientes.

Aquí el asunto no es tanto que el titanio no sea del tipo adecuado, que por lo visto sí lo es, sino que nadie puede asegurar que haya sido tratado según los estándares de la industria aeronáutica.

En cualquier caso todas las pruebas realizadas hasta ahora tanto por Airbus como Boeing y Spirit indican que la presencia de esas piezas no supone un problema de seguridad. Aunque lo más probable es que vayan siendo sustituidas por piezas perfectamente identificadas según los aviones vayan pasando por mantenimiento. O antes si las pruebas llega a demostrar que son un problema. Spirit, por su parte, ha retirado todas las piezas aún sin entregar fabricadas con el titanio «trucho.»

No es una buena noticia para ninguna de las empresas implicadas, a las que básicamente se la han metido doblada. Ni que durante cuatro años nadie se diera cuenta. Pero al menos ahora ya están sobre el tema.

# Enlace Permanente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button