amazonautomationGeneralroboticsRobotsunionswarehousework

Amazon y la robotización

IMAGE: Amazon

Amazon anuncia la adquisición de una pequeña y poco conocida compañía belga de automatización y mecatrónica, Cloostermans, una compañía de gestión familiar durante seis generaciones fundada en 1884, de la que Amazon era ya cliente desde 2019. Ahora, los alrededor de doscientos empleados de Cloostermans pasarán a formar parte de Amazon Robotics, la compañía que se formó tras la adquisición de Kiva Systems en 2012.

La robótica es, para Amazon, un elemento de futuro crucial. Las operaciones de logística en los almacenes conforman un tipo de tareas que la compañía busca automatizar desde hace mucho tiempo. La compañía posee almacenes de muy diversos tipos y en muy diferentes estados de madurez tecnológica, desde algunos casi completamente manuales con pickers y packers que se mueven entre miles de estanterías y kilómetros de cintas transportadoras, hasta otros mucho más automatizados con grandes áreas en las que no puede entrar ninguna persona y en las que los robots desplazan estanterías cargadas de productos entre mapas fluidos en los que aparecen y desaparecen pasillos con la medida exacta para que los robots y su carga puedan pasar, pero que harían imposible cruzarse con un ser humano. Con todo y con eso, los almacenes de Amazon están aún lejos de ser los más automatizados del mundo, como algunos vídeos de compañías como la china JD.com pueden demostrar.

Amazon plantea la evolución de esos almacenes de una manera absolutamente pragmática: mientras sus sean adecuadas y reflejen una buena productividad, la compañía continúa operándolo con normalidad y fichando trabajadores para cubrir su rotación natural. Los almacenes con más intervención humana no son, por lo general, transformados en almacenes robotizados, ya que la compañía opina que la robotización cambia hasta tal punto el diseño de un almacén, que es preciso prácticamente replantearlo y construirlo de nuevo.

La compañía, en cualquier caso, va incorporando cada vez más robotización a sus almacenes e incrementando su flota de robots, que supera ya los cientos de miles. Recientemente presentó Proteus, una evolución de los robots Kiva originales capaz de mover estanterías para hacerlos completamente autónomos, así como brazos articulados con movimiento tridimensional para llevar a cabo determinadas operaciones. La adquisición de Cloostermans parece estar centrada en la robótica dedicada al movimiento y apilado de pallets.

Related Articles

Los trabajos relacionados con la logística de almacenes suponen un problema para compañías como Amazon: resultan duros en su desempeño, con operaciones que generan cansancio y, potencialmente, accidentes y lesiones, son en muchas ocasiones repetitivas y experimentan fuertes picos de actividad. La compañía, aparentemente, tiene cada vez más problemas para encontrar trabajadores para ese entorno, y ve con preocupación también la tendencia a la sindicalización en muchos de sus centros de trabajo.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button