applecorporatecultureGeneralpresentationsskillstraining

Cuando la cultura convierte las empresas en sectas

IMAGE: @vittorio — (e/acc) on X

Un usuario de X comparte una imagen recortada de varios momentos de la presentación de Apple en la apertura de su WWDC de este año, en la que doce directivos de la compañía adoptan exactamente la misma postura, un hecho que sin duda llamó a muchos la atención pero que pocos se molestaron posteriormente en recortar y contrastar.

¿Qué hace que todos los directivos de la compañía adopten exactamente la misma postura a la hora de hablar en público? Sin duda, que una compañía que prepara esos eventos con muchísimo celo, ha preparado a sus directivos mediante algún tipo de curso de presentaciones en público con un instructor especialmente dogmático, de los que en lugar de dar consejos o recomendaciones más o menos personalizadas, da simplemente recetas.

He visto numerosos cursos de presentaciones en público, y dependiendo del instructor, muchos cometen el mismo error: proporcionar a los asistentes una serie de «recetas» que deben supuestamente ser seguidas para obtener un buen resultado. «No digas esto», «di esto otro», «mira de esta manera», «colócate así»…

¿Mi experiencia después de muchos años hablando en público? Haz lo que te salga natural hacer y no pretendas ser lo que no eres. Salvo unos cuantos consejos de puro sentido común, todo lo demás son recetas que sirven para unas personas y resulta completamente ridículas y fuera de lugar en otras, que hacen que la persona en muchas ocasiones se sienta incómoda, o que tenga que prestar tanta atención a esos elementos «artificiales» que pone mucho menos énfasis en lo que tiene que transmitir.

En mis presentaciones hago muchísimas cosas que en ese tipo de cursos son completamente anatemas y desaconsejadas, y sin embargo, suelo obtener una satisfacción media bastante elevada. ¿Por qué? Porque no fuerzo nada, soy completamente natural, y lo que busco es transmitir de la manera más cómoda posible, que es la que me permite concentrarme en lo que quiero transmitir.

¿Qué ocurre cuando ese tipo de «recetas» se imparten en una compañía y se interpretan de manera dogmática? Pues lo que vemos en la foto: que todos los directivos utilizan la misma postura porque les han dicho que «es como hay que hacerlo», y terminan componiendo esa antinatural imagen colectiva. ¿Acaso tienen algún problema en las piernas?

La formación es una herramienta importantísima, y lo digo porque después de treinta y cuatro años, soy perfectamente consciente de lo que se puede hacer con ella. Pero como todo, hay que utilizarla con sentido común y sin dogmatismos.


This article is also available in English on my Medium page, «Apple’s stance on public speaking looks a little clonish«

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button