appleautomationcorporatecorporate ITGeneralmicrosoftroboticsRPA

La eterna promesa del RPA

IMAGE: SlideTeamDesigns (CC BY-SA)

En el último evento de presentación Microsoft, bastante eclipsado por la prominencia del anuncio de Microsoft Mesh sobre el posible futuro de la realidad aumentada, había un anuncio mucho más discreto en torno a una tecnología, Power Automate Desktop, que entronca con un concepto que lleva tiempo vendiéndose desde el mundo de la consultoría como la última ola que interesa a los directores de tecnología corporativos: el Robotic Process Automation (RPA). Básicamente, procesos de automatización basados en software que posibilitan el desarrollo de tareas rutinarias, y que muchos ven como una forma de incrementar la productividad de los trabajadores.

El anuncio de Power Automate Desktop, una herramienta gratuita para Windows que posibilita la creación de ese tipo de flujos de trabajo automatizados, es visto por muchos como una forma de automatización que podría llegar a sustituir a muchos trabajadores en empleos rutinarios, aunque en la práctica, tiene bastante poco de novedoso. Módulos de este tipo llevan estando disponibles en entornos como Apple o Linux bastante tiempo, y nunca han recibido una atención excesiva. Que ahora sea Microsoft quien proponga su alternativa y la ofrezca de manera gratuita integrada en Windows, sin duda el entorno que más penetración tiene en los entornos corporativos, podría tal vez acelerar el proceso y posibilitar incrementos de productividad derivados de ese tipo de automatizaciones de procesos rutinarios, con la consiguiente liberación de tiempo. En otros casos, se habla de la posibilidad de que el RPA lleve a cabo procesos que antes, en muchas compañías, se llevaban a cabo en modo outsourcing en compañías externas en países con costes laborales más bajos, que podrían por tanto pasar a ser realizadas con recursos locales.

El concepto de RPA es, como tal, bastante antiguo, y va desde la captura de datos en otras aplicaciones o servicios, hasta la integración de APIs en otras aplicaciones empresariales, de conectores en sistemas de gestión de servicios, de servicios de terminal o, cada vez más, de aplicación de algoritmos de machine learning como el reconocimiento de imágenes o de patrones de datos. El RPA está recibiendo una atención creciente precisamente debido a este tipo de posibilidades, a la incorporación de machine learning al proceso (Cognitive RPA, RPAAI o simplemente RPA 2.0), y al uso de plataformas de software de uso cada vez más sencillo y fiable. Sin embargo, está por ver que incluso con esas herramientas de uso relativamente sencillo, este tipo de procesos de automatización deban ser asumidos por los propios trabajadores – que pueden verlos como una mayor comodidad, pero también, como ya hemos comentado, como una amenaza de sustitución – o por los departamentos de tecnología corporativos.

Si evocamos los ejemplos de hace tiempo, la difusión tecnológica del RPA podría parecerse a, por ejemplo, el uso de macros en hojas de cálculo como Excel: formas de automatización relativamente sencillas que prácticamente cualquiera podía utilizar con una curva de aprendizaje relativamente baja y que podían dar lugar a resultados bastante brillantes, pero también a errores o a procesos difícilmente estandarizables, generalmente muy dependientes de la persona que los había puesto en marcha. Obviamente, el trabajador es quien mejor conoce sus rutinas y las partes de las mismas que pueden ser automatizadas, pero también es posible que los resultados sean mejores si esos procesos son supervisados, documentados y gestionados por los departamentos de sistemas corporativos.

¿Generará el actual énfasis en herramientas de RPA una mejora en la calidad de vida de determinados trabajadores que llevan habitualmente a cabo procesos rutinarios, o irá más allá y provocará procesos de sustitución? ¿Conseguirá Microsoft, mediante la incorporación de herramientas de RPA al sistema operativo más habitual en entornos corporativos, una extensión del uso de esas herramientas, o seguirán siendo de uso relativamente marginal?


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button