banksBitcoinchinacryptocurrenciescurrencyGeneralmoneyUK

Más movimientos en torno al futuro del dinero

IMAGE: Santeri Viinamäki (CC BY-SA)

Varios movimientos recientes y muy interesantes en torno a la digitalización del dinero: por un lado, el torpe intento del gobierno turco por evitar lo inevitable, que sus ciudadanos busquen refugio en un valor más seguro que su débil moneda nacional, la lira (una moneda que se cambiaba a 0.45EUR en 2012 frente a los 0.10 actuales), mediante una prohibición del uso de bitcoin muy criticado por el principal partido opositor, que provoca una fluctuación temporal en el valor del bitcoin fruto del nerviosismo de los que no entienden que la criptomoneda está aquí para quedarse y es completamente resistente a cualquier control gubernamental. Un diente de sierra más – aún veremos bastantes durante ese proceso de determinación del precio que estamos presenciando, que debería volver a hacer que muchos se planteasen los factores que están detrás de los distintos tipos de volatilidad.

Por otro, la posición de China, que pasa de haber intentado prohibir bitcoin en el pasado, a una actitud mucho más progresista que puede verse en las recientes declaraciones del gobernador del Banco Popular de China, en las que ya se refiere a la criptomoneda como «una alternativa de inversión«. La idea es combinar los temores a una fase de determinación de precio en la que pueden producirse movimientos especulativos, con la evidencia cada vez más clara – interés de cada vez más inversores institucionales, compras por parte de grandes empresas o salida a bolsa de Coinbase – que dejan cada vez más claro su valor.

Finalmente, el Reino Unido, que crea una comisión para estudiar la puesta en marcha de una moneda digital (Central Bank Digital Currency, o CBDC) por parte del Banco de Inglaterra, como moneda oficial para el uso de hogares y negocios, y que conviviría con el dinero en metálico y los depósitos bancarios, al estilo del yuan digital en el que lleva tiempo trabajando China. Un «britcoin«, como lo denominó el canciller de la hacienda británica Rishi Sunak, del que lógicamente se sabe aún muy poco, pero que coincide con el estudio de movimientos similares por parte no solo del Banco Central Europeo, que pretende tomar la decisión en los próximos meses y ponerlo en circulación en menos de cuatro años, sino de hasta el 86% de los bancos centrales del mundo, que consideran el estudio de la alternativa como algo cada vez más urgente, pero que muchos ven no como una amenaza a las criptomonedas, sino incluso como un incentivo mayor a su uso.

La digitalización del dinero ya está aquí, y no nos referimos simplemente a los medios de pago electrónicos, sino a las monedas digitales. Cada vez más movimientos en un proceso de disrupción en el que conviene que vayas orientándote y haciéndote una idea de los distintos factores implicados. Durante algún tiempo, veremos múltiples alternativas: monedas digitales emitidas por bancos centrales, por compañías privadas o de otros tipos… pero frente a la arbitrariedad de estas y su uso para tratar de disponer de más grados de libertad para intentar arreglar problemas coyunturales de las economías de cada país, el uso de criptomonedas – y del bitcoin como la que juega un papel más central entre ellas y la que tiene más camino recorrido – se irá consolidando como la opción más lógica.

Related Articles

Es, simplemente, una cuestión de tiempo. Y no de tanto.


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button