Ciencia

Coronavirus: AstraZeneca rechazó "apreciaciones incorrectas" y aseguró que el proceso de la vacuna sigue adelante

El pasado miércoles las tapas de los diarios alrededor del mundo reflejaron una información alarmante sobre el laboratorio AstraZeneca y la vacuna que desarrollan contra el coronavirus. En ese momento se dijo que la fase 3 del proceso para el antídoto se había detenido. Las razones apuntaban hacia uno de los voluntarios, que presuntamente había registrado unos efectos indeseados. Entonces la compañía, a través de su CEO Pascal Soriot, tuvo que salir a aclarar la situación con un comunicado.

En primer lugar se dijo que en uno de los ensayos clínicos, un pacientes había sufrido de mielitis transversa. Este es un trastorno neurológico que se caracteriza por la inflamación de la médula espinal, publicó Sputnik. Entonces Soriot y la compañía manifestaron que se trata de una información “incorrecta”. La pausa de la que hablaron fue un proceso de rutina. Además de que fue apuntado a un solo paciente, del cual descubrieron que tenía esclerosis múltiple. Finalmente manifestaron que dicho acontecimiento se registró en el mes de julio. Es decir que ya fue una etapa superada, por lo que la vacuna sigue los tiempos que tienen en agenda.

AstraZeneca

 

La explicación de AstraZeneca

La esclerosis múltiple que se puede asociar en muchas características al coronavirus. Pues resulta que degrada el sistema inmunológico y genera síntomas como dolores, fatiga, perdida de la visión, entre otros. Asimismo durante la afección mencionada se interrumpe la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. Entonces al presentar este cuadro, como protocolo de rutina, AstraZeneca detuvo el proceso, orientado específicamente en este voluntario que se encuentra en el Reino Unido.

Después de haber revisado todo el protocolo y bajo el estricto estudio de los médicos y otros expertos, llegaron a la conclusión que la enfermedad que desarrolló esta persona no tuvo nada que ver con la vacuna de Oxford. Por lo que no se detiene la recolección de datos y análisis de sangre de voluntarios ya vacunados en Inglaterra, Brasil y Sudáfrica.

Mientras que la producción de dosis que se realiza en varios puntos del planeta sigue adelante. Casos en los que están involucrados México, a través de la Fundación Slim, y Argentina. Ambos países serán los responsables de fabricar y distribuir la dosis para América Latina. Reseña el periodista Christian Martin, que la Universidad de Oxford y AstraZeneca aseguran que, de no ocurrir algo inusual, habrá vacuna antes de finalizar el 2020. Y la distribución sería durante el primer trimestre del 2021.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba