Ciencia

El radiotelescopio Square Kilometre Array recibe la luz verde para su construcción

Impresión artística del SKA – SKAO
Impresión artística del SKA. Esta imagen combina fotos de equipos reales que ya están instalados en ambos sitios con impresiones artísticas de las futuras antenas del SKA. Desde la izquierda: una impresión artística de las futuras antenas del SKA se funde con las antenas del telescopio precursor MeerKAT existentes en Sudáfrica. Desde la derecha: una impresión artística de las futuras estaciones SKA-Low se funde con la estación prototipo AAVS2.0 existente en Australia Occidental – SKAO

Después de muchos años de trabajo para establecer los acuerdos que lo regulan, escoger sus ubicaciones, y poner en marcha los proyectos pilotos que demuestran su validez, los países miembros del consorcio del radiotelescopio Square Kilometre Array Observatory por fin han dado luz verde a su construcción.

El Square Kilometre Array, Matriz de un kilómetro cuadrado, es sin duda el más ambicioso proyecto en radioastronomía de los últimos años. En su primera fase tiene como objetivo poner en marcha dos enormes instalaciones que aunque separadas por miles de kilómetros trabajarán juntas. Su nombre viene de que todas sus antenas, combinadas, funcionarán como si se tratara de un radiotelescopio con una antena de un kilómetro cuadrado, algo que está inmensamente lejos de lo que somos capaces de construir.

Un conjunto de 197 antenas parabólicas, cada una de 15 metros de diámetro, con una separación máxima de 150 km entre las antenas más distantes, y conocido como SKA-Mid, estará situado en Sudáfrica. Otro conjunto de 131.072 dipolos de dos metros de altura agrupados en 512 estaciones, con una separación máxima de 65 km entre las estaciones más distantes, conocido como SKA-Low, estará situado en Australia Occidental. Cada estación tendrá 256 antenas distribuidas aleatoriamente en un área circular de 38 metros de diámetro. SKA-Low cubrirá la banda de frecuencias de 50 MHz a los 350 MHz; SKA-Mid cubrirá la banda de los 350 MHz a los 15,4 GHz.

Prototipo de las antenas de SKA-Mid – SKAO
Prototipo de las antenas de SKA-Mid – SKAO

Prototipo de una de las estaciones de SKA-Low – SKAO
Prototipo una de las estaciones de SKA-Low – SKAO

Los lugares escogidos son los que permiten una mejor vista de la Vía Láctea y aquellos en los que las interferencias de radio son menores. Las antenasPero la idea es que si todo va bien, una vez finalizada la construcción de esta primera fase, lo que está previsto para 2030, se puedan añadir nuevos países en África y más antenas en Australia para expandir las habilidades del SKA.

El SKA permitirá estudiar algunas de las cuestiones científicas más fundamentales de nuestro tiempo, desde el nacimiento del universo hasta los orígenes de la vida. Pero con una resolución y sensibilidad nunca antes vistas en radioastronomía. Por compararlos con otras instrumentos que miran al espacio en la misma banda de frecuencias SKA-Low lo hará con una resolución de 1,2 veces la del radiotelescopio LOFAR, 8 veces su sensibilidad y 135 veces su velocidad; SKA-Mid lo hará con 4 veces la resolución del JVLA, 60 veces su velocidad y 5 veces su sensibilidad. La enorme velocidad del SKA viene de que ninguna de sus antenas se mueve físicamente sino que se apuntan electrónicamente. Su sensibilidad y resolución vienen de combinar mediante síntesis de apertura datos recibidos por antenas separadas geográficamente.

No sólo la instalación de miles de antenas y su puesta en marcha son un desafío, también el tratamiento de los datos que consiga el SKA lo es: se estima que SKA-Low capturará unos 7,2 TB por segundo y que SKA-Mid capturará 8,8 Tb por segundo. Esos datos habrá que procesarlos y distribuirlos en tiempo real. Por lo que la infraestructura informática del SKA también va a ser espectacular.

El proyecto está en Twitter como SKAO.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button