Ciencia

Impresionantes imágenes del Sol captadas con el telescopio más grande de Europa, muestran la evolución de manchas sobre la estrella masiva

Con el paso del tiempo la mirada hacia el espacio avanza en cuanto a las herramientas tecnológicas se refiere. Los observatorios mejoran los lentes de sus equipos para obtener una mejor calidad de las imágenes que se captan. En primer lugar los científicos se encuentran con una información más útil y detallada. Y además los entusiastas del espacio disfrutan de paisajes impresionantes de nuestra galaxia. Recientes imágenes del Sol captadas con el telescopio más grande de Europa, muestra la evolución de las manchas sobre nuestra estrella masiva.

Científicos de varios institutos utilizaron el telescopio más grande que tiene el viejo continente, conocido como Gregor. Reseña el portal Daily Mail que el Sol se encuentra a unos 241 millones de kilómetros de distancia de la Tierra. Sin embargo las imágenes captadas con Gregor sería como ver al Sol a una distancia de 48 kilómetros. Se trata de las fotografías de mayor resolución que haya conseguido un telescopio europeo.

Las imágenes del Sol

Con las imágenes obtenidas del Sol el equipo de investigación que trabajó en Tenerife, España (hogar de Gregor), asegura que la nueva óptica permite estudiar varios campos. “Con este resultado ahora se puede sondear los campos magnéticos. Además de la convección, las erupciones solares y las manchas solares de la estrella masiva con gran detalle. Como nunca antes”, dijeron.

Gracias a esta nueva mirada del Sol, se identificaron algunas características del astro rey que estaban en teorías, pero nunca habían sido apreciadas con dicha calidad. Entre algunas resaltan las numerosas estructuras celulares, cada una del tamaño de Texas, aproximadamente. Asimismo también notaron una especie de plasma caliente que se eleva en el centro de las mencionadas estructuras. Después de elevarse disminuyen drámaticamente su temperatura, para más tarde volver a hundirse en el Sol. El resultado de este proceso es la creación de unas líneas oscuras que pudieron ver con el telescopio.

“Este fue un proyecto muy emocionante, pero también extremadamente desafiante. En solo un año, rediseñamos por completo la óptica, la mecánica y la electrónica para lograr la mejor calidad de imagen posible” dijo la Dra Lucía Kleint, directora del proyecto.

Avances gracias al coronavirus

La Dra Kleint habla de que tan solo en un año lograron rediseñar varios componentes de Gregor. Esta situación fue posible gracias a la emergencia sanitaria que atraviesa el planeta. Debido al aislamiento y confinamiento, el equipo de trabajo quedó varado en el observatorio en marzo. Fue exactamente durante este mes que se logró el mayor avance en los cambios de la óptica que sufrió el gigantesco telescopio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba