Carga RápidaCuriosidadeselectrónicaEspacioGrafenometeoritoTierra

Descubren material en meteorito de 50 mil años que podría revolucionar la electrónica y la carga rápida

Descubre material en meteorito de 50 mil años que podría revolucionar la electrónica y la carga rápida

Los meteoritos o aerolitos se constituyen como fragmentos de roca que en algún punto de su trayecto penetran la atmosfera de la Tierra para impactar en su superficie.

Es así que, al momento de ingresar en la atmosfera terrestre, el meteorito produce una fricción acompañada por altas temperaturas que ocasionan el desgaste de este cuerpo celeste. Esto hace que se produzca parcialmente una estela luminosa llamada meteoro.

Por siglos, los meteoritos han sido objeto de fascinación dentro de las diferentes civilizaciones que han poblado la Tierra, la cual ha permanecido intacta hasta la actualidad, donde, gracias a la tecnología, ha sido posible estudiarlos con más detalle.

En ese sentido, hace poco un equipo de científicos hizo el descubrimiento de una diminuta e intrincada estructura cuya existencia no había sido determinada anteriormente, y que se encontraba en los diamantes del interior de un antiguo meteorito.

De acuerdo con los investigadores, la estructura presenta cualidades especiales que podrían ser aprovechadas por el sector de la tecnología para crear una carga más rápida o implementar nuevos tipos de electrónica.

Designado como el nombre de diablo Canyon, este meteorito tuvo su impacto en la Tierra hace unos 50 mil años, pero no fue sino hasta 1891 cuando se produjo su hallazgo.

En cuanto a sus dimensiones se estima que la masa original de la cual se desprendió este fragmento tenía unos 30 metros de diámetro y un peso de 60 mil toneladas.

Así también, los científicos piensan que estas peculiares estructuras de diamantes pudieron haberse formado y quedar atrapadas en el meteorito.

Se pudo conocer también que los diamantes no pertenecen a variedades comunes como los de la Tierra, ya que estos poseen una estructura cristalina hexagonal llamada lonsdaleita, la cual se forma como resultado de presiones y temperaturas sumamente altas.

Además de este material los científicos descubrieron la presencia de grafeno, el cual es una sustancia basada en el carbono pero que aquí daban lugar a formaciones llamadas diafitas, las cuales tienen una apariencia que asemeja a la de un patrón de capas pero que no se encuentran alineadas de forma precisa.

Se cree la que las diafitas podrían encontrarse en otros materiales carbonosos, haciendo de estas un recurso ampliamente accesible. Los investigadores se muestran optimistas al señalar que este material podría ser aprovechado en el futuro para la fabricación de aparatos electrónicos diminutos dotados con velocidades de carga ultrarrápidas.

Así también, el grafeno permitiría el desarrollo de tecnología rápida y flexible, tomando en cuenta que resulta igual de ligero que una pluma. Otra característica que posee el grafeno es la de ser tan fuerte como un diamante, además de altamente conductor y un millón de veces más fino que un cabello humano.

Tras lograr replicar con éxito la lonsdaleita en un laboratorio, Christoph Salzmann, químico del university college de Londres, siente probable que en el futuro se pueda llevar a cabo el crecimiento controlado de las capas de las estructuras para diseñar materiales que sean ultraduros y dúctiles. Posteriormente, estos se dotarían con propiedades electrónicas ajustables desde conductoras hasta aislantes.


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button