Espacio

Europa tendrá que recurrir a los Estados Unidos para lanzar satélites del sistema de navegación Galileo ante la carencia de cohetes propios


Un Soyuz ST lanzando los dos primeros satélites Galileo en tiempos mejores – ESA/CNES/ARIANESPACE – S. Corvaja, 2011

Con el lanzamiento de la misión JUICE el pasado 14 de abril a la Unión Europea tan sólo le queda un cohete operativo. Literalmente uno, el Ariane 5 que está previsto que este verano lance los satélites de Syracuse 4B y Heinrich Hertz. De ahí que la Comisión Europea esté buscando permiso para negociar un acuerdo con los Estados Unidos que permita que empresas de esos países puedan lanzar satélites del sistema de posicionamiento Galileo.

Esto en la práctica quiere decir el Falcon 9 de SpaceX porque a United Lunch Alliance ya no le quedan cohetes disponibles hasta que entre en servicio el Vulcan.

Porque el Ariane 6, que se supone que es el sustituto del Ariane 5 no va a volar al menos hasta principios de 2024 por mucho que la fecha oficial aún siga siendo el último trimestre de 2023. Si no se lían más las cosas. Y tendrá que demostrar su fiabilidad. De nuevo si no se lían las cosas.¹

Y es que aunque es un poco un galimatías empresarial resulta que AiraneGroup, la empresa que lo ha diseñado y que tiene que fabricarlo y lanzarlo no tiene nada apenas que ver con Arianespace, la empresa que desde su fundación en diciembre de 1979 ha supervisado todos y cada uno de los lanzamientos de la familia Ariane, Vega y, hasta hace poco, de los Soyuz que despegaban desde Kourou.

Impresión artística de un satélite Galileo en órbita
Impresión artística de un satélite Galileo en órbita. Se puede pensar en el sistema Galileo como en el GPS europeo – ESA–Pierre Carril, 201

Porque el Vega, tanto en su versión original como en la versión mejorada, el Vega-C, no ha demostrado ser excesivamente fiable y ahora mismo está parado como consecuencia del fallo de su primer lanzamiento regular. Y aunque quizás vuelva al servicio antes de que termine 2023, por lo que yo no apostaría nada, resulta que su cofia es demasiado pequeña para los satélites Galileo.

Porque los Soyuz ST, la versión tropicalizada que Arianespace lanzaba desde el espaciopuerto de Kourou en la Guayana y que de hecho fueron usados en varias ocasiones para lanzar satélites de la constelación no están disponibles a causa de la invasión rusa de Ucrania.

Y porque aunque hay unas cuantas iniciativas prometedoras en el campo de los lanzadores desarrollados por empresas privadas ninguno tiene la capacidad para lanzar un satélite Galileo. Y en cualquier caso aún están a años de entrar en servicio.

Así que mientras arreglamos las cosas en casa, o lo intentamos, toca seguir buscándose la vida en el extranjero, como ya ha sucedido con el telescopio espacial Euclid y la misión Hera a DiDymos serán lanzados por SpaceX, y con Proba-3, que será lanzada en un PSLV indio. Lo que es bastante lamentable.

_____
¹ Y eso sin meterme en lo casi arcaico que resulta a estas alturas el diseño del Ariane 6 con cero concesiones a la reusabilidad.

# Enlace Permanente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button