Espacio

Rocket Lab lanza el primer satélite artificial basado en su plataforma Photon

Foto enviada por Fisrt Light desde el espacio - Rocket Lab
Foto enviada por Fisrt Light desde el espacio – Rocket Lab

El lanzamiento del I Can’t Believe It’s Not Optical no sólo marcó la vuelta al servicio del cohete Electrón sino que también fue el primer lanzamiento de un satélite artificial basado en su plataforma Photon.

La tercera etapa del cohete, tras dejar el satélite Sequoia de Capella Space en su órbita de destino, recibió el comando para pasar ella misma a modo satélite. Bautizado como First Light (Primera luz) es un demostrador de las capacidades de la plataforma. La idea es utilizar la misión para probar las capacidades de los subsistemas de gestión de energía, control térmico y control de actitud.

Photon ofrece aviónica tolerante a la radiación, un sistema muy preciso de control de actitud para colocar el satélite en la orientación necesaria, suministro eléctrico, un sistema de comunicaciones con las estaciones en Tierra, y un sistema de propulsión. Está diseñado para poner en órbita hasta 170 kilos y para funcionar hasta cinco años. Es, salvando todas las distancias, como cuando a partir de un chásis básico de PC cada cliente escoge los componentes según el uso que le quiera dar.

Photon podrá dar servicio a misiones en órbita baja terrestre e incluso a la Luna y Venus. De hecho Rocket Lab quiere lanzar una misión a Venus en 2023 financiada por la empresa.

No todos los lanzamientos futuros de Rocket Lab incluirán terceras etapas que se conviertan en un satélite porque por ahora no tiene clientes para todas, pero no me extrañaría que poco a poco fueran encontrándolos.

Para Rocket Lab es la posibilidad de ofrecer a sus clientes no sólo el lanzador sino una base sobre la que construir un satélite sin partir de cero. Según la empresa un satélite basado en Photon puede estar en órbita tan sólo cuatro meses después de haber contratado la plataforma. Eso es una velocidad vertiginosa hablando de lanzar un satélite. Poco a poco, casi a la chita callando, Rocket Lab está revolucionando el acceso al espacio para satélites pequeños.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba