acquisitionsemotionsfacebookGeneralGiphyM&Amonopolisticmonopoly

Facebook y las posibles implicaciones de la adquisición de Giphy

IMAGE: Giphy logo

Cuando, en febrero de 2013, Alex Chung y Jace Cooke, en una relajada conversación durante el desayuno sobre lo aburridas que eran muchas conversaciones en la web, decidieron crear un motor de búsqueda para GIFs animados, nunca pensaron que una idea tan sencilla podría convertirse primero en uno de los sitios más visitados y con más crecimiento de la web. Sin embargo, cuando en la primera semana de su creación, la página atrajo a más de un millón de usuarios, ya empezaron a plantearse que su idea podía ir en serio: en agosto de ese mismo año, expandieron la funcionalidad para que los usuarios de Facebook primero, Twitter después, y posteriormente, tras una ronda de inversión de $2.5 millones, un amplio conjunto de páginas, pudieran insertar esas breves secuencias de imágenes asociadas a conceptos de todo tipo en el medio de sus conversaciones.

Una segunda ronda de inversión en agosto de 2013 llevó su valoración hasta los $80 millones, y la compañía siguió incorporando funcionalidades, haciendo algunas adquisiciones y, sobre todo, creciendo: en 2016, presumía ya de tener cien millones de usuarios activos, de servir más de mil millones de GIFs diarios, y de que sus usuarios veían dos millones de horas de «contenido» cada día. Era, claramente, la prueba de su intuición original: las conversaciones no solo era aburridas y los GIFs animados podían proporcionarles algo de color, sino que además, estaban convirtiéndose en el lenguaje universal de las emociones, que podía ser entendido fácilmente por prácticamente cualquier hablante de cualquier idioma.

En marzo de 2018, Google adquirió un servicio similar más pequeño, Tenor. Y finalmente, el 15 de mayo de 2020, Facebook anunció la adquisición de Giphy por un total de cuatrocientos millones de dólares, con el fin de integrar sus funciones dentro de Instagram. Algunas aplicaciones como Zoom suspendieron temporalmente su integración con Giphy, mientras el director de Instagram, Adam Mosseri, previendo posibles restricciones a la operación, afirmaba que «la adquisición no tenia nada que ver con los datos«.

El pasado 1 de abril, las autoridades antimonopolio británicas anunciaron una investigación sobre la operación: según sus conclusiones preliminares, el hecho de que Giphy esté en manos de Facebook puede posibilitar no solo que el suministro de este tipo de formatos se vea perjudicado, y con ello las posibilidades de otras plataformas sociales de competir con la hegemónica Facebook, sino además, convertirse en otro arma de recolección de datos tanto sobre sus usuarios, como sobre las dinámicas de uso de plataformas sociales rivales. A estas alturas, Giphy está integrado en todo tipo de sitios – Twitter, Snapchat, Slack, Reddit, TikTok, Bumble, PayPal, Signal y muchos otros – y no es la primera vez que Facebook utiliza APIs o estadísticas de alguno de sus servicios para obtener información no pública sobre el uso de herramientas de sus competidores.

¿Qué puede saber Facebook de ti en función de los GIFs animados que utilizas en sus aplicaciones o en las de terceros? ¿Con qué puede asociar esos datos? ¿Tardaría mucho Facebook en crear y popularizar un servicio similar por su cuenta si la adquisición fuese retrotraída?

Hace no mucho tiempo, una operación de este tipo habría pasado completamente desapercibida para los reguladores. Ahora, con el clima de creciente interés por regular las actividades de las grandes tecnológicas, ya no es así: el escrutinio sobre cualquier operación es mucho más intenso y exhaustivo, y trata de evaluar todas las posibles implicaciones que puedan contribuir a cimentar su posición de liderazgo. Que las big tech, con sus profundos bolsillos, puedan adquirir o copiar cualquier cosa que vean en la red e incorporarla de manera inmediata a su arsenal es, sin ninguna duda, un problema para el panorama de la innovación y de la competencia. Y de ahí la investigación de las autoridades británicas: el líder absoluto e indiscutible en redes sociales adquiere al líder en búsqueda y selección de GIFs animados, una de las herramientas más pujantes para todo tipo de expresión y comunicación en la red. ¿Algo de lo que preocuparnos?


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button