advertisingAlphabetandroidapplefacebookGeneralgoogleprivacy

Google sigue a Apple… a su manera

IMAGE: Modified from Elisa Riva - Pixabay (CC0)

El Wall Street Journal recoge en un artículo, «Google plans to curtail cross-app tracking on Android phones«, los planes de Alphabet para dotar a Android de un sistema de protección de privacidad entre aplicaciones claramente inspirado en el que Apple presentó en abril de 2021, y que en último término ha provocado enormes pérdidas a compañías como Facebook, que construían buena parte de su negocio en base a lo que podían averiguar espiando a sus usuarios.

Cuando Apple puso en marcha su Apple’s App Tracking Transparency (ATT), que dejaba en manos de los usuarios el aceptar o no el que una app en concreto hiciese seguimiento de su actividad en otras apps y páginas web, se encontró con que, por pura lógica, esos usuarios rechazaban de manera ampliamente mayoritaria, en un 96%, ser objeto de ese seguimiento (merced al cual no ganaban nada más que el ser acosados por anuncios que les generaban auténtica sensación de estar siendo vigilados en todo momento). Esto provocó que, prácticamente de la noche a la mañana, un porcentaje elevadísimo de los usuarios de iOS dejasen de enviar una gran cantidad de datos a Facebook, y por tanto, las campañas llevadas a cabo en su red perdiesen buena parte de su efectividad, sobre todo en países como Japón, Estados Unidos, Australia o el Reino Unido en los que iOS es el sistema operativo predominante.

¿Qué ocurre con los movimientos de Apple? Que su importancia no se restringe a lo que Apple haga o deje de hacer, sino que se convierten en muchos casos en tendencia para toda la industria. Y así, Alphabet no podía permitir que su sistema operativo, Android, el más importante del mundo, se convirtiese en el que, en contraste con el segundo, iOS, sigue permitiendo que sus usuarios sean espiados entre distintas aplicaciones y páginas. La respuesta y el desarrollo de un sistema similar era simplemente cuestión de tiempo.

Alphabet, eso sí, hace las cosas de una manera completamente distinta a como las plantea Apple: se toma un tiempo largo para hacer los cambios, un plazo de dos años a lo largo de los cuales acepta perfectamente que los usuarios de Android sigan siendo miserablemente espiados, y toma una aproximación completamente de consenso sobre cómo plantear los cambios. Eso, en cierta medida, evitará que el anuncio se convierta en otra bofetada en la cara de Mark Zuckerberg y en una nueva caída de sus acciones, pero hará que sus usuarios tarden mucho más en sentirse protegidos, y que potencialmente, la regulación de este tipo de publicidad pueda adelantarse a los cambios que Alphabet haga, lo que podría resultar en la obligación de tener que adelantar esos cambios o incluso en posibles multas para la compañía. Lo que está claro es que, a medio plazo, Facebook lo va a tener difícil: es lo que tiene construir tu negocio sobre plataformas gestionadas por otras compañías, y lo que explica la obsesión de Zuckerberg por virar hacia el metaverso y tratar de construirlo, a su vez, en forma de plataforma propia sobre la que poder tomar decisiones.

Las cosas están cambiando, y que una compañía como Google, que vive precisamente de lo que vive, se vea obligada a introducir cambios en su ecosistema para proteger la privacidad de sus usuarios, lo demuestra claramente. Dentro de no muchos años, las prácticas que las compañías utilizaban para espiarnos y poder dispararnos anuncios ultra-segmentados que tenían en cuenta lo que habíamos hecho, las páginas que habíamos visitado o las fotos que habíamos subido serán vistas como una auténtica aberración, como el producto de una época en el que vivimos en una especie de salvaje oeste en el que nuestra privacidad estaba al alcance de cualquiera.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button