appselon muskGeneralRussiasmartphoneStarlinkUkrainewar

La guerra y las apps

IMAGE: Air Alarm app

Al principio de la invasión rusa de Ucrania, el Ministro de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov, solicitó a Elon Musk el envío de equipos Starlink de transmisión satelital, a lo que Musk respondió de forma positiva comunicando ese envío y otros posteriores, y la apertura de la cobertura satelital en el país. Una petición fundamental para un gobierno ucraniano caracterizado por la presencia no solo del propio Fedorov, de 31 años y fundador de una startup de marketing digital, sino también de otros perfiles también jóvenes y muy versados en el uso de las tecnologías de comunicación.

A raíz de la instalación de esos equipos de comunicaciones, que como el propio Musk avisó, debe llevarse a cabo con múltiples precauciones para evitar que se conviertan en objetivo de ataques, la aplicación de Starlink que permite la conexión a esas antenas para obtener cobertura en dispositivos móviles se ha convertido en la app más descargada de Ucrania, dada la destrucción masiva de infraestructuras y la evidente dificultad de conseguir conectividad mediante otras alternativas.

Para alguien como yo, que pertenece a una generación y un país que no ha conocido una situación de conflicto bélico en toda su vida, la idea de verse sometido de la noche a la mañana a una dinámica que obligue a la instalación de nuevas apps para algo tan relacionado con la supervivencia me resultó muy llamativo. De hecho, la app de Starlink ha sustituido en las listas de aplicaciones más descargadas en Ucrania a otra, Air Alarm Ukraine, con la que los ucranianos no solo reciben las alertas de bombardeos, sino que pueden además ver la localización de los refugios sobre Google Maps y, además, conectar con los servicios de seguridad, el ministerio de defensa, la línea de ayuda y otros organismos de interés.

Otras aplicaciones populares en descargas en Ucrania en este momento son las relacionadas con noticias y alertas, mensajerías instantáneas como Signal y Telegram, la app de identificación digital personal, apps de videoconferencia como Zoom o Google Meet, Google Translate y otras, que van desde el entretenimiento (libros, juegos, etc.), hasta apps financieras, de pagos, o una VPN. En Rusia, por su parte, parece evidente que los ciudadanos están intenteando obtener como sea información de fuera del país, no filtrada por el fortísimo telón de acero implantado por Vladimir Putin: hasta doce de las veinte apps más descargadas en el país son VPNs.

Me resulta verdaderamente difícil imaginar una situación en la que me tenga que ver obligado, de un día para otro, a descargarme apps para recibir información de la que dependa nada menos que mi supervivencia o la de mi familia. De alguna manera, el panorama de apps descargadas en una zona de guerra cuyos ciudadanos están acostumbrados a utilizar smartphones de manera cotidiana y a mantenerse conectados en muchos aspectos habituales de su vida nos puede ayudar a tener algunas pistas sobre la trascendencia que tiene encontrarse en una situación así.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button