GeneralinvestingmarketsresponsibilityRobinhoodstock market

Mercados financieros, inversores… y ludopatía

IMAGE: Lorenzo Cafaro and Clker Free Vector Images - Pixabay (CC0)

La familia de un joven de veinte años de Illinois lleva a juicio al broker online sin comisiones Robinhood por haber hecho creer a su hijo que había perdido varios cientos de miles de dólares que debía comenzar a depositar en un plazo de días, cuando la realidad era que esas pérdidas no existían y que toda la confusión se debía a la falta de cultura financiera del joven y a la agresividad de las técnicas de captación de clientes de la compañía. El joven se suicidó y dejó una nota en la que explicaba a su familia que no tenía ni idea de lo que había hecho y que esperaba que con su muerte libraría a su familia de la obligación financiera que creía haber contraído.

La ausencia de comisiones y la aplicación de técnicas de gamificación que estimulan la ludopatía de jóvenes con escasa cultura financiera está provocando que muchos de esos usuarios se enganchen a la bolsa exactamente igual que como se engancharían a un casino, pero sin las connotaciones sociales que representa el juego: mientras el juego posee al menos un cierto freno social y una reputación discutible, la inversión en bolsa se presenta como una actividad socialmente aceptable, supuestamente inteligente y hasta con un cierto aura de triunfo.

Robinhood fue la primera de las compañía de trading que empezó a ofrecer la posibilidad de participar en los mercados financieros sin tener que pagar comisiones, gracias a un modelo de negocio basado en los llamados pagos por flujo de órdenes (payment for order flow, o PFOF), el pago que recibe el broker de un tercero que pretende influir en la forma en que sus pedidos son encaminados. Esta práctica controvertida originalmente desarrollada por Bernie Madoff, que muchos consideran un soborno y sobre cuyo uso Robinhood no es en absoluto transparente, ha sido imitada posteriormente por otros competidores, y ha logrado atraer a numerosos inversores (como muchos de los que participaron en el reciente episodio de GameStop), que lo ven como una vía de acceso sencilla a los mercados financieros.

Una vez que esos usuarios comienzan a operar en Robinhood, se encuentran con una serie de técnicas agresivas de manipulación muy similares a muchas de las existentes en los casinos online, que tratan de manipularlos para que incrementen su inversión. La aplicación del modelo de negocio basado en el pago por flujo de órdenes hace que el broker tienda a ganar más cuantas más transacciones se produzcan, lo que lleva a que Robinhood busque agresivamente el que sus clientes incrementen su actividad. Esa manipulación activa de los clientes fue el motivo de otra denuncia interpuesta contra Robinhood por parte del regulador del estado de Massachusetts el pasado diciembre.

Related Articles

¿Que responsabilidad debe tener un operador de bolsa sobre las acciones de sus usuarios? ¿Qué ocurre cuando muchos de esos usuarios son jóvenes con escasa cultura financiera, atraídos por la promesa de un mercado alcista y de una actividad con connotaciones sociales positivas, y que son fácilmente manipulados por operadores poco transparentes para incrementar su nivel de exposición? ¿Deberíamos plantear para este tipo de compañías el mismo tipo de protecciones contra la explotación de la ludopatía que se aplican en muchos países a las compañías de juego online? ¿Qué pasa cuando la bolsa es gestionada como si fuera un casino y los brokers se convierten en una especie de croupier irresponsable que te anima constantemente, porque gana más cuanto más juegas?


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button