estañoGrafenointerfaz de materialesmachine learningsuperordenador Expanse

Mezcla de grafeno con estaño, una sorpresa que puede traer muchas alegrías

grafeno

La ciencia de materiales está en constante evolución, buscando combinaciones que ofrezcan propiedades únicas para aplicaciones avanzadas. Un estudio reciente del New Jersey Institute of Technology (NJIT) ha arrojado luz sobre una combinación particularmente prometedora: grafeno y estaño.

En cualquier material compuesto, la interfaz entre sus componentes es crucial. Es este punto de contacto el que determina cómo se comportará el material en su conjunto, desde su resistencia hasta su eficiencia en aplicaciones específicas.

La Investigación de NJIT

El equipo de NJIT utilizó el superordenador Expanse en el San Diego Supercomputer Center para estudiar la interfaz entre grafeno y estaño. Utilizaron métodos de machine learning entrenados por cálculos de teoría funcional de la densidad (DFT) para llevar a cabo sus investigaciones.

Aplicaciones Potenciales

El material resultante tiene aplicaciones en una variedad de campos, desde biosensores y paneles solares hasta baterías y músculos artificiales. En baterías de iones de sodio, la presencia de una interfaz de grafeno puede aliviar tensiones mecánicas, mejorando la estabilidad del ánodo de estaño.

Veamos con detalle cada aplicación:

Biosensores

En el ámbito de la salud, la combinación de grafeno y estaño podría utilizarse en biosensores de alta sensibilidad. La robustez y la eficiencia del material permitirían una detección más rápida y precisa de biomarcadores, lo que podría ser crucial para el diagnóstico temprano de enfermedades.

Paneles Solares

La eficiencia energética es una preocupación creciente, y aquí es donde este material compuesto podría marcar la diferencia. Su capacidad para conducir electricidad de manera eficiente lo convierte en un candidato ideal para paneles solares de próxima generación, que podrían ser más ligeros y más eficientes.

Baterías

En el mundo de la energía almacenada, las baterías de iones de sodio podrían beneficiarse significativamente de este material. La interfaz de grafeno en el ánodo de estaño podría aliviar las tensiones mecánicas durante los ciclos de carga y descarga, lo que resulta en baterías más duraderas y estables.

Electrónica

La miniaturización y la eficiencia son claves en la electrónica moderna. Este material compuesto podría utilizarse en circuitos electrónicos para hacerlos más eficientes y posiblemente más pequeños, sin sacrificar el rendimiento.

Músculos Artificiales

En el campo de la robótica y la biomecánica, el material podría usarse para crear músculos artificiales más eficientes. Su resistencia y flexibilidad podrían permitir movimientos más naturales y precisos en prótesis y robots.

Barreras y Soluciones en Machine Learning

Uno de los mayores desafíos en la aplicación de machine learning a la ciencia de materiales es la falta de grandes conjuntos de datos. El equipo de NJIT abordó este problema utilizando técnicas de muestreo y modelado avanzadas, lo que permitió una simulación más rápida y precisa.

El objetivo final del equipo es crear una base de datos completa sobre sistemas de interfaz para compartir con la comunidad de investigación en ciencia de materiales. Esto permitirá un desarrollo más rápido y eficiente de nuevos materiales en el futuro.

Más información en asmedigitalcollection.asme.org


La noticia Mezcla de grafeno con estaño, una sorpresa que puede traer muchas alegrías fue publicada originalmente en Wwwhatsnew.com por Juan Diego Polo.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button