Películas / TV

Tesla, una «recreación artística» de la vida del genial inventor… que resulta un tanto decepcionante

Tesla (2020), escrita y dirigida por Michael Almereyda, es la típica película que cualquier fan de Tesla querrá ver… y luego olvidar. En la IMDB está ya con una nota de 5,1 sobre 10, y ya sabemos que hoy en día la IMDB exagera hasta el punto de que menos de 7 es difícil que merezcan la pena. Ahí lo dejo, que luego parece que es «cuestión de gustos»

Tesla (2020)El problema es que Tesla es más que una biografía, recreación o drama sobre la vida de el «hombre que inventó el futuro» Nikola Tesla, es una especie de gran pajote mental artísico-musical-ingeniosillo sobre cosas que podrían haber sido pero no fueron, detalles que «no sabe cómo sucedieron pero me los invento» y momentos extremos del tipo «hay poco presupuesto así que usaré fotos como fondos en vez de paisajes» o «pondré a Tesla a cantar el Everybody Wants to Rule the World de Tears for Fears en un karaoke». Literal.

La pena es que en de la vida de Tesla hay mucho que contar, así que es mejor fijarse en un aspecto (o hacer una serie documental, que hay varias y muy buenas). Esta peli intenta abarcar todo y lo hace mal. Naturalmente La guerra de las corrientes es infinitamente superior, porque se concentra en una época y un tema añade algunos otros toques interesantes y unas actuaciones magníficas. Aquí todo vale, y supongo que Ethan Hawke, el protagonista, habrá salido flipando de los rodajes. Eso incluye poner a Edison a manejar un teléfono móvil imaginario, a la hija de J.P. Morgan haciendo de «narradora» contando datos sobre las búsquedas en Google (sic.) y unas cuantas barbaridades más. Que vale, es arte, pero no fastidies.

Haciendo un esfuerzo por mencionar algo positivo diré que muestra bastante claramente algunos aspectos de la personalidad de Tesla, así como de Edison –su némesis– y capta correctamente sus profundas inquietudes por cambiar el mundo, crear energía infinita y gratuita para todos y su dejadez (e inocencia) en los temas económicos-empresariales, bien conocidos y explicados por sus biógrafos.

En fin, ver para olvidar.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba