climate emergencyeconomyfutureGeneralglobal heatinggrowthMcAfeeresearchtechnology

Contra el decrecimiento

Un interesante artículo en Wired, «Why degrowth is the worst idea on the planet«, de Andrew McAfee, director de la MIT Initiative on the Digital Economy, en contra de las llamadas «teorías del decrecimiento» defendidas por académicos como Jason Hickel, que sostienen que la única posibilidad de salvar el planeta es plantearse abandonar el crecimiento económico, reducir producción y consumo y, básicamente, volver atrás en el tiempo. El libro recientemente publicado por Hickel, «Less is more: how degrowth will save the world«, es considerado por muchos una especie de biblia del decrecimiento, y está prologado por dos miembros del movimiento Extinction Rebellion.

Las teorías del decrecimiento chocan con un problema: desde un punto de vista estrictamente económico, las evidencias demuestran que los países que mejor están afrontando la emergencia climática no son aquellos que crecen menos o que no crecen, sino aquellos que a través de la tecnología y la innovación, consiguen mayores niveles de eficiencia, es decir, logran producir más con menos, o producir de manera más respetuosa. La evolución de muchas industrias está demostrando precisamente que en muchas industrias, la eficiencia ha mejorado lo suficiente en las últimas décadas como para conseguir una producción mayor con menores inputs y con menor impacto ambiental, ya hablemos de generación de energía o de agricultura. La realidad es que lo necesario no es volver atrás, sino precisamente lo contrario, desarrollar más tecnología y más innovación para reducir el impacto de nuestras actividades.

Los ejemplos son múltiples. Para generar y almacenar energías renovables, con menos impacto y más baratas, es y ha sido necesario invertir mucho en investigación, en tecnología y en materiales, no tratar de hacer las cosas como las hacíamos antes de la revolución industrial. Todo lo que tienen que ver con la descarbonización y con la eficiencia en general son hitos que se alcanzan gracias al crecimiento. La agricultura produce hoy más cosechas en menos espacio y con menos fertilizantes cada vez con menor impacto sobre el medio ambiente gracias a la tecnología. Los automóviles son más eficientes exactamente por lo mismo. Y toda esa tecnología y ese desarrollo es posible gracias a que existe un crecimiento que lo incentiva.

Lo que más me llama la atención de las hipótesis del decrecimiento es el razonamiento circular: son precisamente las que los negacionistas suelen echar en cara a quienes defienden un progreso más respetuoso con el medio ambiente, a quienes acusan de tratar de volver al pasado. No, alcanzar más eficiencia no es volver al pasado, es precisamente uno de los elementos en los que se basa el progreso. Para salvar el planeta no tenemos que retroceder, tenemos que avanzar, y en muchos casos, que corregir algunos de los elementos y escalas de valores que nos han llevado a destruirlo. La solución no está en no crecer o en crecer menos, sino en crecer mejor, en reinterpretar el capitalismo para que se sujete a unas restricciones a las que durante demasiado tiempo no ha estado sometido, y en posicionar los intereses globales como lo que son, por encima de los de cada país.

Publicaciones relacionadas

En cualquier caso, una lectura interesante como reflexión y como referencia.


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba