resonancia magnéticaSalud y alimentación

La primera máquina de resonancia magnética portátil

resonancia magnética

Si os gustan las series de TV de medicina, o si habéis tenido la mala suerte de conocer una máquina de resonancia magnética por algún problema de salud, sabréis que su tamaño no es precisamente portátil.

Eso lo quieren solucionar con la primera máquina de resonancia magnética portátil, y ahora ya hay un estudio en la revista JAMA Neurology que informa sobre resultados prometedores al probarla en cuidados intensivos del mundo real.

Detectó de forma eficaz anomalías cerebrales en casi todos los pacientes estudiados, lo que permitirá capacidades de diagnóstico junto a la cama.

La máquina fue creada por la empresa de tecnología sanitaria Hyperfine, y se presentó al mundo en 2019. Se afirma que el dispositivo es 20 veces menos costoso, usa 35 veces menos energía y es 10 veces más liviano que las máquinas de resonancia magnética actuales.

El tamaño de las máquinas actuales es enorme porque necesita contener poderosos campos magnéticos que se utilizan para la obtención de imágenes. La nueva máquina consigue, gracias a la potencia de la computación, producir imágenes utilizando imanes más pequeños.

Los campos magnéticos utilizados en las máquinas de resonancia magnética se rastrean con una unidad de medida llamada Tesla (T). La mayoría de las máquinas de resonancia magnética actuales se basan en potentes imanes que van desde 1,5 T hasta 3 T. La nueva máquina POC de Hyperfine utiliza un imán significativamente más pequeño de solo 0,064 T.

La nueva máquina, además de poder ponerse fácilmente al lado de la cama de un paciente, puede alimentarse desde un enchufe de pared estándar. Aquí tenéis un diagrama comparando los tamaños de una tradicional y esta portátil:

hyperfine

En este nuevo estudio, investigadores de Yale Medicine probaron la eficacia del nuevo dispositivo de resonancia magnética en 30 pacientes ingresados ​​en la unidad de cuidados intensivos de neurociencia del Hospital de Yale New Haven. El nuevo dispositivo detectó una variedad de anomalías, que van desde tumores cerebrales hasta accidente cerebrovascular isquémico, en 29 de los pacientes.

Aún se necesitan más pruebas antes de que el dispositivo se implemente comercialmente en entornos clínicos, y tendrán que compararse estos resultados de resonancia magnética POC con los resultados de imágenes de resonancia magnética o tomografía computarizada convencionales.

Lo que está claro es que la movilidad del dispositivo también permite un mejor diagnóstico en entornos rurales o remotos, incluso podría integrarse en ambulancias para evaluaciones móviles de pacientes, lo que mejoraría el diagnóstico de pacientes antes de llegar al hospital.

Podéis leer más información sobre el tema en news.yale.edu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button