experimentsGeneralMarsnasaplanetsspace

Simulando Marte

IMAGE: MDRS

Un interesante artículo en Smithsonian Magazine, «Inside the experiment to create Mars on Earth«, recorre el interesante mundo de los experimentos que se desarrollan en el planeta para tratar de recrear el ambiente del siguiente planeta que, por sus condiciones, podría llegar a ser en algún momento habitable: Marte.

Hay varias instalaciones dedicadas a este propósito en distintos lugares del mundo, en los que se trata de someter a grupos de personas a condiciones de vida razonablemente similares a las que tendrían en el planeta rojo: la NASA tiene la suya en el Johnson Space Center, en Houston, pero en el desierto de Utah está la Mars Desert Research Station (MDRS), establecida por un ingeniero aeronáutico norteamericano, Robert Zubrin, y financiada por donaciones privadas, entre otros, de Elon Musk, que ha comentado en varias ocasiones la necesidad de que la especie humana se convierta en multiplanetaria. Y en Hawaii, en una zona de roca volcánica en lo alto del volcán Mauna Loa, está HI-SEAS, creada y financiada por el emprendedor y diseñador de juegos holandés Henk Rogers, que puso en marcha la International MoonBase Alliance.

En sus instalaciones se llevan a cabo proyectos que intentan probar la experiencia de convivir varias personas completamente aisladas en pequeños habitáculos abasteciéndose principalmente de comida deshidratada, mientras llevan a cabo tareas rutinarias de monitorización o recogida de muestras de terreno y desarrollan investigación sobre variadas cuestiones que van desde la posibilidad de mejorar el rendimiento de cultivos hidropónicos, hasta la fabricación de ladrillos con rocas volcánicas y materiales similares a los que pueden encontrarse en Marte, pasando por los problemas del mantenimiento de instalaciones de energía solar en condiciones de viento y polvo, o la vida cotidiana cuando hay muy escasa disponibilidad de agua.

Experimentos de muy diversos tipos – los candidatos a participar proponen distintos experimentos, que son elegidos en función del interés que generan en la comunidad científica a cargo de esas instalaciones – que se llevan a cabo en condiciones que intentan replicar las que se experimentarían en un planeta como Marte, y que permiten, gracias a ello, experimentar con, por ejemplo, el diseño de los trajes presurizados, o muchas otras tareas importantes para el diseño de las primeras exploraciones tripuladas a otros planetas.

Todo un ámbito, el del desarrollo y perfeccionamiento de las tecnologías necesarias para sostener a grupos de personas habitando en otro planeta, que puede terminar resultando especialmente importante para la preservación futura de la especie humana, y que por el momento están aún en su fase de experimentación, sin salir de nuestro planeta, y teniendo problemas con, por ejemplo, los turistas que intentan acercarse a ver las instalaciones. Cuando estén en Marte, los problemas ya serán de otros tipos…


This article is also available in English on my Medium page, «Simulating Mars«

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button