articlescorporatecrisisGeneralJordi Benitezmagazinessustainability

Salir de la crisis, columna en Corporate

Jordi Benítez me pidió una columna sobre la salida de la crisis para la nueva revista económica que dirige y que hoy aparece por primera vez en los quioscos, Corporate, así que la titulé sencillamente así, «Salir de la crisis» (pdf), y la dediqué a la imperiosa necesidad de una recuperación verde, que evite que sigamos incidiendo en los mismos errores que nos trajeron hasta aquí y que, en gran medida, fueron los últimos responsables de la pandemia.

No, ni virus descontrolado, ni carambola de la genética, ni ausencia de responsabilidad: la pandemia llegó por la exaltación de una forma de vivir completamente irresponsable, con una presión creciente sobre los ecosistemas, y por el uso desmesurado de determinados métodos de producción y de explotación animal que eliminan las barreras entre especies.

Pretender, tras una pandemia como la que estamos viviendo, volver a recuperar nuestros hábitos como si nada hubiera pasado es, sencillamente, llamar a la puerta del siguiente desastre. Lo comentaba hace pocos días con un emprendedor de Silicon Valley que ha puesto en marcha una compañía precisamente durante la pandemia: nunca ha estado físicamente en el mismo edificio que la gran mayoría de las personas con las que ahora trabaja, su relación con ellos ha sido íntegramente a través de una pantalla de ordenador, viven en cualquier lugar del mundo porque ha podido incorporarlas sin ningún tipo de preocupación por su lugar de residencia… y pretender volver a la época en la que esas consideraciones le suponían algún tipo de preocupación le parece, sencillamente, una estupidez. ¿Falta de cultura empresarial? ¿Desapego? Será porque quieres, no porque el medio electrónico lo provoque: simplemente, no hay razón para pensar así.

Pero reinventar nuestra forma de trabajar no va a ser lo único que tengamos que hacer tras la pandemia. También deberemos hacerlo con nuestra forma de desplazarnos, de generar energía, de viajar, de hacer turismo, y de muchísimas cosas más. Replantear nuestras actividades, y contribuir a que la economía mundial margine cada vez más a quienes no estén dispuestos a hacerlo, porque ahora, hablamos simplemente de una cuestión de disposición proactiva a un cambio hacia energías más baratas, y cuya implantación es susceptible de generar muchos más puestos de trabajo. Los países que, llevados por el cortoplacismo, retrasen esa transición, terminarán siendo marginados por el resto.

Related Articles

Quienes crean que la sostenibilidad es una cuestión puramente estética, tendrán un serio problema. La salida de la crisis, o será verde, o no será.


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button