cryptocurrenciesGeneralJoe BidenmoneyregulationUS

Los Estados Unidos y el futuro de las criptomonedas

IMAGE: Behnam Norouzi - Unsplash

La orden ejecutiva de la administración Biden sobre las criptomonedas ha sido recibida de manera muy favorable por la mayor parte de los analistas y de la comunidad, y ha generado también un repunte en el valor del bitcoin, casi tanto por lo que dice como por lo que no dice.

La legislación recoge una aproximación fundamentalmente cauta pero optimista, que no solo se plantea el lanzamiento de un dólar digital siguiendo los pasos de China, sino que además, lo hace sin que ello suponga tratar de sustituir a las criptomonedas tal y como las conocemos actualmente.

La orden ejecutiva no solo descarta el tremendismo y las interpretaciones perversas en todo lo referente a las criptomonedas, sino que las considera una oportunidad de afianzar lo que considera el liderazgo de los Estados Unidos en el ámbito financiero.

Las áreas incluidas en el texto de la orden son la seguridad y protección de los consumidores e inversores, la estabilidad financiera, la posibilidad de que puedan contribuir a la financiación de actividades ilícitas, su impacto en la competitividad de los Estados Unidos, su efecto en la inclusión financiera y el desarrollo de innovación responsable en ese ámbito.

Related Articles

En la práctica, el movimiento de la administración Biden, tras muchas discusiones internas al respecto, viene a ser la asunción tácita de la inevitabilidad de un fenómeno, las criptomonedas, que dependen fundamentalmente de su nivel de adopción, del número de personas que las consideren un medio útil ya no para la especulación, sino para su uso como medio de intercambio transaccional, una vez que se haya estabilizado razonablemente la fase de descubrimiento de su precio. Lógicamente, esto conllevará no solo niveles de adopción muy superiores a los actuales, sino también una clarificación del mercado y, posiblemente, la desaparición de aquellas monedas que no ofrezcan una propuesta de valor diferencial.

¿Qué es lo importante? Que frente a las visiones descalificatorias, a las homologaciones con estafas piramidales o a las opiniones tremendistas, la administración norteamericana establece un panorama que no solo acepta la existencia de las criptomonedas, sino que las considera una parte importante de la economía de cara al futuro. Seguramente, algo que puede cambiar las percepciones de una parte significativa del mercado, e influir en las perspectivas de adopción – que es lo que, en último término, tiene valor en este caso.

Y es que por mucho que algunos puedan creerlo (a pesar de que los antecedentes afirmen lo contrario), el futuro de las criptomonedas no depende de lo que la legislación de los países puedan opinar sobre ellas, sino del número de personas que las utilicen y consideren su propuesta de valor como algo interesante. Pero que la administración norteamericana tome en ese proceso una actitud netamente positiva, decididamente, no estorba.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button