adsadvertisingcrisisculturedemiseGeneralnetflixTed Sarandos

Se pone el sol en Netflix: habrá publicidad

IMAGE: Venti Views - Unsplash

El co-CEO de Netflix, Ted Sarandos, ha confirmado en Cannes que, tal y como habían ya anunciado a sus empleados, la compañía comenzará a insertar publicidad en sus emisiones hacia finales de 2022, para un segmento de clientes que quieren acceder a sus contenidos pero los encuentran demasiado caros, y no les importa verlos con publicidad. Supuestamente, los servicios sin anuncios se mantendrán para aquellos usuarios dispuestos a pagar por una emisión limpia y sin distracciones.

La compañía afirma que «quiere hacerlo mejor que la televisión«, lo que probablemente implique que tratará de poner en marcha algún tipo de sistema de segmentación destinado a servir la publicidad en función de las características sociodemográficas, datos explícitos y datos implícitos en función del uso que consiga capturar de sus usuarios. Por el momento, todo indica que los mejor posicionados para hacerse cargo de la gestión de esos espacios publicitarios son Google y Comcast.

Además de incorporar publicidad en determinados segmentos para hacer frente a la caída de ingresos y a la caída de suscriptores de largo plazo (un 13% de las cancelaciones actuales en el servicio corresponden a usuarios que llevaban suscritos más de tres años, algo sumamente preocupante), la compañía ha recortado más de trescientos empleos y busca formas de recortar la tendencia a compartir contraseñas entre distintos hogares o facturar al menos cargos adicionales por ello, algo que ya está poniendo en práctica en países como Chile, Costa Rica o Perú, con niveles de éxito muy variables.

Durante mucho tiempo, Netflix fue la acción con mejor comportamiento en bolsa de toda la segunda década de este siglo, con rendimientos superiores al 4,000%, y llegó a acaparar más del 10% del consumo de televisión en los Estados Unidos. La década de los ’20, en cambio, parece habérsele atragantado completamente, y tras la debacle del pasado mes de enero, en el que se inició una brutal caída que supera ya el 70%, la compañía atraviesa muchísimas dificultades. El hecho de que esas dificultades coincidan con la subida al poder de un co-CEO no formado en la compañía y proveniente del mundo de los videoclubs tradicionales y de una directora de contenidos que proviene de la televisión tradicional prueba claramente que la cultura es fundamental en las compañías, y que muchos de sus problemas suelen venir cuando no son capaces de mantenerse fieles a ella.

Related Articles

El secreto de Netflix estaba en ser radicalmente diferente de las compañías tradicionales en su industria, y ahora, bajo esa generación de directivos, se parece cada día más. Pero su fundador, Reed Hastings parece estar a otras cosas y no dispuesto a asumir un papel activo en la dirección, lo que dibuja un futuro cada vez más complicado para una compañía que, hasta hace relativamente poco, tenía ante sí unas perspectivas increíbles. Estamos ante la progresiva destrucción de lo que fue un prodigio de la disrupción en el sector del entretenimiento, que comenzó a caer, simplemente, cuando puso al frente a directivos tradicionales y dejo de ser disruptivo. Ya veremos dónde acaba esto.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button